15 de octubre de 2017

LOS JARDINES DEL ARTE Y EL PODER

relatos visuales


Un jardín no puede juzgarse o apreciarse más que cuando logra expresar, escondido en la armonía de sus arreglos, la suma de conocimientos que sostienen los nuevos imperativos éticos del poder. (...) No hay sólamente una naturaleza en sí, hay también una naturaleza pensada: corresponde a los jardineros encargarse de la organización de una apariencia. El jardín se convierte en una verdadera escena cargada de significaciones, situada en un paisaje escogido como tela de fondo. Bernard Jeannel
La tensión permanente entre Naturaleza y Cultura tiene una historia, una iconografía genética arraigada en lo más profundo de la psiquis humana: el jardín como metáfora ideal, origen de todas las cosas. En momentos donde el mundo natural está colapsando la imagen del jardín se impone como una metáfora utópica, modelo inagotable de un mundo reconciliado solo posible dentro del arte.

Derek Clifford en su Historia del Diseño de Jardines dice que "hubo una época en el siglo XVI en Italia, en el XVII en Francia y en el XVIII en Iglaterra, donde fue considerado un arte muy importante, tal vez el más importante de todos, un arte en el que todas las artes se encontraban. Pintores, arquitectos, escultores, poetas y filósofos ofrecían sus mentes a la comprensión de su naturaleza y al perfeccionamiento de su práctica."

El tema constante es que los jardines que el hombre concibe reflejan la naturaleza esencial de la sociedad a la cual pertenecen. 



1. El Jardín del Paraiso como tema central, reincidente, en el pensamiento religioso, la literatura y el arte, con sus avatares formales y dramas simbólicos en pinturas, grabados, objetos, libros iluminados, revistas, películas, anuncios, etc.

2. Introducción a la arquitectura de jardines como género artístico propio del Renacimiento (extrañamente ausente en las historias del arte) a partir de sus ejemplos más notables. Trescientos años de proyectos y logros sorprendentes de un arte estatal que intenta reunir y superar en sí misma a las demás artes. Una ficción estética en un tiempo privilegiado que podía permitírselo.


* Dirigido a todos aquellos interesados en arte e historia, pensamiento visual, arquitectura, paisajismo, mitología, diseño, y asuntos relacionados con ecología y cultura.

10 sesiones de 3 horas con 15 minutos de intermedio.

A cargo de Mauricio Cruz Arango, artista e intérprete.



PROGRAMA :


I EL HUERTO SIMBÓLICO

El místico ve a Dios en el Jardín y a sí mismo en la hierba.


1 – La historia de siempre: El Paraiso, Adán y Eva, la serpiente y el árbol. Variables formales y deslices iconográficos del mito genético que dió origen a la condición humana: desnudez radical, diferencias de género, vulnerabilidad y consciencia, lenguaje, espacio y tiempo.

2 – El Hortus Conclusus (cerrado sobre sí mismo) como visión idealizada de la naturaleza. El jardín medieval como huerto y farmacia, lugar de placeres terrenos y metáforas virginales. El Roman de la Rose de Guillaume de Lorris (1.237) y Jean de Meun (1.275) y la Hipnerotomachia Poliphili (1.499), los best-sellers de la época. Correspondencia y superposición del espacio mental-religioso y el espacio físico. 


























3 – La Anunciación y su complemento, la Caza mística del Unicornio. Un cambio de roles insólito sobre el mismo escenario: el misterio de la Encarnación y la simbología mercurial en las tradiciones del gnosticismo pagano y alquímico. Su conexión con el ciervo, la conversión de San Eustaquio, y el mito circular de Diana y Acteón. 
























4 – Voisins du zero (vecinos del cero), hermafroditismo y velocidad. Una interpretación del Bono de Monte Carlo, el readymade 'financiero' concebido por Duchamp en 1924, un año después de haber abandonado el gran Vidrio. Antecedentes: Paraiso, (1910), Jóven y muchacha en primavera (1911), El Rey y la reina atravesados de desnudos veloces (1912), El Gran Vidrio (1915-23), Ciné–Sketch: Adam and Eve (1924), el cuadro vivo de Cranach.

5 – La jugada simbólica del Bono de Monte Carlo. 
Una martingala entre el azar y la lógica que 'obliga a la ruleta a comportarse como un ajedrez'. La unión entre dos entidades atávicas (Marcel Duchamp + Rrose Sélavy) representadas por los colores rojo y negro de los números de la ruleta. Actualización del jardín giratorio visto desde un aeroplano. 



























IIEL JARDÍN COMO GÉNERO ARTÍSTICO


6 – El jardín renacentista del siglo XVI en Italia, "... una nueva manera de situarse en el espacio, de implantarse en el seno de la naturaleza, consecuencia de una actualización de conocimientos del mundo ideal y físico", gracias a la participación de los grandes arquitectos de la época (Alberti, Vignola, Sangalio, Giulio Romano, Bramante).  Jardines: 1. La Petraia, Firenze; 2. Boboli, Palazzo Pitti, Firenze; 3.Villa Lante, Bagnaia (Giacomo Barozzi daVignola), el más admirado de los jardines italianos del gran periodo.

7 – 4. Villa Farnese, Caprarola (el jardín escultórico); 5.Villa Aldobrandini, Frascati; y 6. Villa D'Este, Tívoli (Cardenal Ippolito d'Este y Piero Ligorio), la adecuación del terreno y sus prodigios hidráulicos.





















8 – El jardín formal francés del siglo XVII. "De un lado el rigor de una organización geométrica del espacio, del otro el resurgimiento de una mitología densa a la vez oracular y lúdica", se encuentran en el arte de André Le Nôtre, el gran jardinero del Rey. Verdaderos programas culturales, los 'jardines de conocimiento' han adquirido un estatus que los separa por siempre del jardín utilitario.  Jardines: 1. Vaux-le-Vicompte, el affair Nicolas Fouquet, superintendente financiero del Rey, y la sorprendente respuesta de Louis XIV.

9 – 2. Versalles, el palacio y sus espectaculares jardines. El poder absoluto y la imparable obsesión constructora como escenografía para un itinerario filosófico y los rituales mundanos de la vida cortesana. La invención del ballet en figura de Louis XIV, su escritura coreográfica, y las estrategias teatrales, políticas y simbólicas del autodenominado Rey Sol, el monarca más poderoso del planeta.



















10- El jardín inglés paisajista del siglo XVIII, de ascendencia pictórica (Claude y Poussin) contrasta radicalmente con la linealidad jerarquizada del modelo francés y se despliega en camuflage perfecto sobre el paisaje original astutamente 'corregido'.  Jardineros: Charles Bridgeman, William Kent, 'Capability' Brown, y el naturalismo ingenioso de Humpry Repton (The Red Books: before and after views).


-



No hay comentarios.: